1 de junio de 2009

140

Hoy hemos hecho un simulacro de emergencia en la oficina. Me he dado cuenta de que no solo hemos tardado casi 15 minutos en desalojar todo el edificio desde que empezó a sonar la alarma, sino que justo al final de la escalera por la que me tocaría evacuar es donde el personal de limpieza almacena las cajas de papel higiénico, productos químicos y otros materiales inflamables variados.

Ahora trabajo más tranquilo. Se que en caso de incendio tengo un 90% de posibilidades de morir asado como un pollo.