29 de octubre de 2009

146

Esta mañana al mirarme al espejo me he dado cuenta de que debería empezar a vestirme como la persona adulta que mi edad, mis canas y mis ojeras dan a entender.

Después he revisado el precio de la ropa de la sección de caballeros y he pensado que ser un adolescente a los 30 años no es tan malo después de todo...