11 de noviembre de 2009

149

Después de muchas discusiones, tanto conmigo mismo como con mi señora, he llegado a la conclusión de que en estos momentos soy incapaz de tomar una decisión sobre qué hacer con mi vida, por lo que lo más sensato es buscar una ayuda externa que me oriente y asesore antes de que me obsesione por completo por el tema.

La ironía del asunto es que, después de mucho pensar, he llegado a la conclusión de que soy incapaz de decidir cual es la ayuda externa que más me convendría.