29 de noviembre de 2007

13

Cuanto más intento buscar una razón por la que extraño tanto Alicante, más seguro estoy de que sufro síndrome de Estocolmo.