23 de noviembre de 2007

3

Trabajar en el departamento de atención al cliente de una empresa significa asistir a un combate diario entre la ignorancia de unos, la prepotencia de otros y la absoluta falta de empatía de todos.