4 de marzo de 2008

119

Tengo un sueño imposible. Me gustaría que algún día los políticos españoles decidieran ser honestos y dejaran de situarse en el espectro político clásico (izquierda, centro, derecha) para empezar a definirse por lo único que realmente les diferencia: el color de su logotipo.