14 de marzo de 2008

127

Me resulta terriblemente irónico, incluso poético, que en un autodenominado templo de la cultura y la modernidad (de pago, eso sí) como es la FNAC se puedan encontrar en sus baños tíos pajeándose viendo pollas ajenas como en cualquier otro aseo público...