13 de marzo de 2008

125

En un raro momento de iluminación, de esos que sólo se tienen en el trabajo cuando deberías estar haciendo algo productivo, acabo de descubrir la razón del desmedido apoyo del gobierno a la SGAE. El canon existe no para proteger la cultura (esa gran excusa que nadie se ha tragado), ni tampoco para pagar el apoyo de los artistas en las elecciones (ya que nos la suda la opinión de Miguel Bosé), ni siquiera para enriquecer a la SGAE y acólitos (que si no es de aquí sacarán el dinero de cualquier otro sitio); su fin último es mantener a flote la industria discográfica, la hegemonía del disco y la figura de la estrella internacional para mantener la ilusión de todos esos miles de jóvenes que se presentan a cuanto concurso salga en la tele soñando con convertirse en artistas y vivir del cuento al amparo de un sello multinacional, no sea que sin tantos pájaros en la cabeza les de por pensar y se den cuenta de cómo los políticos les están mangoneando continuamente...