11 de marzo de 2008

122

Echando cuentas, creo que ya me he gastado casi una quinta parte de mi sueldo en cómics. Lo realmente terrible es que no siento ni el más mínimo remordimiento.