14 de marzo de 2008

126

Una de las consecuencias que más curiosas me resultan de ser una persona tímida y callada es que la gente suele escandalizarse cuando hago cualquier referencia sexual. Aplicando la lógica inversa eso significa que para poder triunfar con el sexo que nos interese hay que ser abierto y ruidoso, lo que confirmaría mi teoría de que en realidad el hombre tiene más en común con el papagayo que con el mono...