7 de febrero de 2008

101

De repente me he dado cuenta de que el único motivo por el que funciona algo tan absurdamente rígido como la burocracia administrativa es por la gran cantidad de gente que se la pasa por el forro de los cojones.