1 de febrero de 2008

98

Qué coño, seamos sinceros: el auténtico motivo de mi repentino interés por "Los crímenes de Oxford" es ver las tetas de Leonor Watling.