27 de febrero de 2008

114

Aunque no es la primera vez, nunca me acostumbraré a la terrible incertidumbre de si la próxima llamada de teléfono será el anuncio de una nueva pérdida en la familia.