14 de febrero de 2008

105

Últimamente en la oficina suele asaltarme de forma súbita y asfixiante el pensamiento de no saber qué coño estoy haciendo con mi vida. No obstante al cabo de un minuto me doy cuenta de que nunca lo he sabido y sigo con mi trabajo.