4 de enero de 2008

70

Adoro las pequeñas alianzas, conspiraciones, escondites y secretos que generan todos los años los regalos de Reyes para sorprender a la familia. Es lo más cerca que he estado nunca de la política internacional.