17 de enero de 2008

86

En estos tiempos de comida prefabricada, alimentos experimentales y cocina de autor, basta con que se estropee la máquina autoventa del comedor para descubrir hasta qué punto seguimos necesitando algo tan antiguo y simple como un trozo de pan.