14 de enero de 2008

82

En el fondo todos somos superficiales. Hasta la persona que dice ser más tolerante puede poner el grito en el cielo por algo tan banal como llevar la camiseta por dentro de los pantalones.