9 de enero de 2008

74

Qué bonito es el palacio en el que se alberga la SGAE. Lástima que cuando estallen las revueltas a las que inevitablemente nos dirigimos tendremos que quemarlo...