14 de enero de 2008

79

Me fascina hasta que punto puede ser arbitraria la moral de una sociedad. Sin ir más lejos, vivimos en una en la que se han derribado buena parte de sus tabues sexuales y sin embargo cortarse las uñas en público se sigue considerando algo obsceno.