3 de diciembre de 2007

23

Nunca supe apreciar el auténtico valor de tomar café o comer chocolatinas en las pausas del trabajo hasta que la ortodoncia me impidió hacer nada de eso y empecé a pasar esos diez minutos mirando la pared de enfrente del comedor...