4 de diciembre de 2007

25

Desde que lo supe, no he hecho más que engañarme a mí mismo. Intenté rehuir ese pensamiento, enterrar la idea en mi cabeza, ignorar mi naturaleza. Me escudé en argumentos vacíos y carentes de valor con la esperanza de olvidarlo todo y demostrarme a mí mismo que había cambiado. Pero hoy me he dado cuenta de que no puedo negarlo más: ¡quiero ir al concierto de las SPICE GIRLS!