31 de diciembre de 2007

65

Hoy me he dado cuenta de que no tengo ningún amigo en la oficina. Que, de hecho, soy casi invisible.

Ha costado, pero, coño, parece que lo he conseguido.