11 de diciembre de 2007

38

Ahora que he vuelto a la vida de prisa y estrés, echo de menos la serenidad, la paz y la tranquilidad que sentí despues de someterme a mi operación.

Aunque, pensándolo friamente, puede que no se me hubiera pasado el efecto de la anestesia...