28 de diciembre de 2007

57

Mi memoria siempre ha sido un desastre. Probé a escribirme notas en la mano, pero si sobre el papel ya resulta difícil leer mi letra en la piel es una hazaña. Durante un tiempo también intenté utilizar una agenda, pero descubrí que me olvidaba de consultar las alertas que escribía para recordar las cosas. Después empecé a garabatear notas en cualquier trozo de papel que encontrara y llevarlas encima, pero se pierden y acumulan con enorme facilidad. A este paso acabaré cosiéndome post-it en los pantalones para que al menos los mire al mear.

Bueno, también podría tratar de fortalecer mi memoria, pero, naaaah, eso sería demasiado aburrido...